cual es la tarea del logopeda en ninos con dificultades especiales

Hoy queremos dar visibilidad a aquellos niños qué, o bien desde el nacimiento o bien de forma adquirida durante o tras el nacimiento, se encuentran ante alguna anomalía que influirá en el curso de su desarrollo neurológico. Independientemente del origen o la causa, esta podrá dar lugar a posibles alteraciones motoras y/o cognitivas. Las cuales les acompañarán a lo largo de la vida, interfiriendo en habilidades básicas como caminar, coger, manipular, comunicarse, hablar o comer, entre otras.

¿CUÁL ES LA TAREA DEL LOGOPEDA EN NIÑOS CON DIFICULTADES ESPECIALES?
¿CUÁL ES LA TAREA DEL LOGOPEDA EN NIÑOS CON DIFICULTADES ESPECIALES?
(5/28/2019 2:27:00 PM)
Hoy queremos dar visibilidad a aquellos niños qué, o bien desde el nacimiento o bien de forma adquirida durante o tras el nacimiento, se encuentran ante alguna anomalía que influirá en el curso de su desarrollo neurológico. Independientemente del origen o la causa, esta podrá dar lugar a posibles alteraciones motoras y/o cognitivas. Las cuales les acompañarán a lo largo de la vida, interfiriendo en habilidades básicas como caminar, coger, manipular, comunicarse, hablar o comer, entre otras.

Para estos niños es imprescindible que desde el un primer momento se active todo un protocolo de actuaciones que apoyen, refuercen y acompañen todos los nuevos aprendizajes y todas las necesidades que vayan apareciendo a lo largo del desarrollo. Es por este motivo que será necesario que todas estas actuaciones se realicen de forma interdisciplinar, con un equipo de diversos profesionales como; psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, neurólogos y logopedas, entre otros. Además, que estos mantengan la comunicación y coordinación adecuada para que se puedan generalizar los distintos aprendizajes en las diferentes áreas.

Las actuaciones y el abordaje variarán en función de cada niño, puesto que, como tantas veces se ha dicho, “cada niño es un mundo”, cada uno es diferente y no hay ninguno igual. Por lo que resultará necesario establecer un plan individualizado de intervención basado en las necesidades de cada pequeño.

El papel del logopeda resultará indispensable, puesto que es común que puedan verse comprometidos el lenguaje, el habla y/o la deglución.

Las dificultades motoras pueden interferir en el habla y/o en la deglución. En ambas, a pesar de parecer funciones completamente diferentes, es imprescindible un correcto estado de los órganos bucofonatorios (OBF), es decir; labios, lengua, mejillas, etc. Os dejaré algunos ejemplos:

  • Desde el nacimiento, para la alimentación será necesario que el bebé sea capaz de succionar, reflejo para el cual es necesario el uso de las mejillas y los labios. Más adelante, tendrá que empezar a manejar la comida dentro de la boca, para lo que serán necesarios la lengua, las mejillas y los labios entre otros. Cuando sea el momento de masticar y formar el bolo alimenticio, volverá a ser necesario un buen estado y coordinación de dichos órganos. No siempre todos los niños pueden llegar a hacerlo de forma convencional. A veces es necesario adaptar unas texturas, maniobras o dietas especiales para ellos, con el objetivo de conseguir una alimentación lo más placentera posible, sin riesgos de desnutrición, deshidratación o de infecciones respiratorias.
  • En lo que corresponde al habla, dado que están involucrados los mismos órganos, sucede algo similar. Los responsables de la producción de los diferentes sonidos del habla son los ya citados OBF, por lo que las dificultades en la movilidad y tonicidad de los mismos darán lugar a complicaciones en la articulación y emisión de los sonidos.

Respecto al lenguaje, es muy importante tener en cuenta que no consiste únicamente en hablar. El lenguaje se desarrolla con el objetivo de comunicar, de comunicar de forma funcional. Esto quiere decir que cada vez que hablamos es por y para algo; hacer demandas, expresar deseos, agradecer, exponer nuestra opinión, etc. Las alteraciones motoras y/o cognitivas pueden interferir en aspectos como la intencionalidad comunicativa, la comprensión oral o la utilización de un medio para la expresión. Si estas se ven dañadas es probable que la funcionalidad de la comunicación no sea la esperada, por lo que serán aspectos a abordar en la terapia logopédica, con la finalidad de que cada persona esté dotada de un sistema de comunicación adaptado a sus necesidades. En algunos casos se podrá adquirir una expresión oral inteligible y funcional, en otros será necesario un sistema aumentativo de la comunicación que acompañe y refuerce la emisión oral y los habrá que necesitarán un sistema alternativo a la comunicación oral, para poder expresar sus demandas y deseos.

Para concluir, es necesario tener en cuenta la variabilidad de los diferentes casos, puesto que para cada niño será necesaria la aplicación de diferentes metodologías y técnicas que ayuden y potencien sus habilidades al máximo. Siempre con el objetivo final de conseguir una mejor calidad de vida para el niño, sin olvidarnos de la familia y el entorno.

 

 

Categorías
compartir
Nube de etiquetas